jueves, 9 de febrero de 2012

El juego de las (Me)Sillas

De nuevo jueves, y encarando el final de una nueva semana.

Llevo un par de días dándo vueltas a una idea, y me gustaría haceros participe, puesto que sois un poco como nuestra "pequeña familia", belleza vs funcionalidad,

Sabéis que siempre queremos mostraros diferentes maneras de pensar, de olvidarnos de los estándares y de pensar de un modo práctico, sin olvidarnos eso si de la decoración, pero con un toque muy personal.

En este sentido la propuesta de hoy, me parece que es de lo más original, y a la vez práctica, un modo de sorprender, y de aportar un aire desenfadado y muy urbano.

¿Quien en una mudanza no ha utilizado una silla a modo de mesa de noche? creo que al final todos nos hemos guiado por la practicidad en un momento determinado, y aquello que en un momento concreto no nos parece lo más elegante que hemos visto, si le damos una oportunidad, nos puede resultar de lo más atractivo. Como en la vida misma ocurre con las personas también.

Por ahí es por donde vamos a empezar, por dar una oportunidad, y una nueva utilidad a algo tan simple y común como una silla, ya que siempre podremos utilizar sillas de diseño como en este caso, en el que la ligereza de la pieza encaja con un entorno sencillo, nada pretencioso, en el que el protagonismo es para ésta.


Sin lugar a dudas, utilicemos una sillería de metal o de madera, se acabá convirtiendo en el punto de referencia de todas las miradas.

Seleccionar lo que coloquemos encima es importante, puesto que también formara de esos detalles que ayer denominamos "vida".


Pero puede ser que queramos dar un toque más barroco, en este caso lo obtendremos utilizando, por ejemplo,  lacados en blanco y vinílo para el tapizado en el mismo color. A veces, es más una cuestión de elegancia que de belleza en sí.


No obstante, con un modelo realmente simple, como este plegable, podemos dar un diferente y muy urbano. Evidentemente tener a mano una chimenea como esta ayuda para conseguirlo, pero tampoco es imprescindible)


Incluso podemos utilizar este sistema y hacer mesillas gemelas, aunque a mi me gusta mas la idea de no hacer dormitorios simetricos,   aunque en este caso igualmente el resultado es muy intesante. 


      

      

Si nos dedicamos un tiempo a restaurar viejas sillas, que tengamos abandonadas por ahi podemos crear espacios muy personales, y en función del acabado que elijamos en la pintura en el lacado o barniz podremos incorporalo sin problema con la tónica dominante de nuestro dormitorio.



Una silla de contrachapado barnizado puede ser una alternativa más para crear nuestra mesilla, y si la contrastamos con el fondo de la pared y la iluminación escogida podemos sorprendernos.



 Puede ser un buen final para la trona de los bebés, cuando estos se hacen mayores.


Con un poco de bricolaje podemos incorporar un cajón para aquellos elementos que siempre son útiles tener cerca, y conservar la idea original de utilizar un silla como mesilla de noche.



Incluso los viejos taburetes de dibujo, pueden formar una mesita elegante, y muy práctica. un toque muy de otra época en un contexto moderno, la mezcla perfecta.


De este modo, además de ser originales siempre tendremos a mano una silla, o dos, para aquellas visitas inesperadas.

Felíz Jueves.



Quizas tambien te Interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips