miércoles, 1 de febrero de 2012

La fiebre del Oro

Quizás uno de los colores que marcan tendencia en la creación de ambientes en las últimas temporadas puede ser el color dorado. Sí, sé que puede resultar un color arriesgado, pero también divertido, cálido y acogedor.
Aunque es cierto que tradicionalmente el color dorado se asocia a la extravagancia y el exceso, hoy queremos desmitificar  éste aspecto, y mostraros toda una variedad cromática de dorados que, bien utilizados en solitario, o mezclados con algún otro color pueden resultar realmente atractivos e interesantes.

Normalmente la entrada en una casa suele decir mucho de la persona que vive en ella, y en este sentido podemos utilizar unos tonos dorados en la pintura de nuestra pared. Serán unos tonos que potenciarán la luz existente y crearán espacios llamativos y acogedores.


Además dependiendo de nuestros gustos, podemos crear una tendencia más moderna, o barroca en función del mobiliario escogido.


Al ser un tono cálido también puede ser muy recomendable utilizarlo en nuestros dormitorios, (en cualquiera de sus variedades) pudiéndo igualmente contrastar con el color de los cabeceros y complementos. Además el toque de iluminación puede ser especialmente importante para no recargar el espacio y saturarlo excesivamente.



E incluso podemos darle un toque de contraste por ejemplo con unos cojines de otro tono, Un rojo puede ser perfecto con este fín.


Podríamos utilizar los tonos dorados, para decorar las paredes de nuestro salón, puesto que siempre este color otorga un punto de sofisticación. Jugar con ello, y decorar nuestra estancia de un modo contemporáneo, pero con un cierto aire romántico.

                             

En este caso incorporándo colores similares en las cortinas, y utilizando toques dorados en el mobiliario, sin duda el toque de sofisticación del que hablábamos.


Aunque también es posible algo un poco más funcional, basado en los tonos dorados, y otorgando protagonísmo a un cuadro central. Una vez más la iluminación juega un papel esencial.


Sin duda para aquellos más atrevidos podemos dar un toque aún más amarillento a nuestro color dorado, y dar protagonismo por ejemplo a una de las paredes de nuestro salón (o zona de espera, si lo utilizamos en nuestro lugar de trabajo), en este caso descargaremos  un poco el ambiente si elegimos los   los complementos decorativos adecuados, en colores como blanco, o negro incluso.


Como siempre intentamos, vamos a ir un poco más allá y proponeros algo atrevido, y diferente, como puede ser combinar, este color, con otros, para que el resultado sea aún más impactante, si es lo que queremos. Por ejemplo con tonos burdeos.



El dorado puede ser incluso una buena opción para utilizar en nuestro techo, no solo con este color obtenemos espacios clásicos, puesto que como vemos podemos contrastar con el color del mobiliario, y decoración, y como en este caso crear un espacio de gran personalidad mediante la combinación de un azúl profundo.


O bien mediante combinaciones más "clásicas", con paredes en tono pastel o gris.

Y no tan clásicas. ( contrarestandolo con el mobiliario, de líneas rectas, modernas y funcionales)


 O aprovechando un falso techo de escayola, para poder dar protagonismo a una zona determinada de nuestro salón, como en este caso.


Como véis no hay que descartar este color puesto que sea cual sea nuestro estilo puede formar parte de nuestra decoración mediante su utilización de una u otra forma.

¡Soñad en dorado!

Féliz Miércoles.


Quizas tambien te Interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips