jueves, 14 de marzo de 2013

Un piso retro con estilo, la firma de un sello personal.

La decoración al igual que la forma de vestir de cada uno, habla de la forma de ser.
Igual que las buenas y malas compañías, dime como eres ....y diré que tipo de decoración tienes.

Los decoradores e interioristas, tenemos que ser capaces de plasmar en un proyecto, la personalidad y estilo de nuestros clientes, habiendo tratado con ellos, a veces tan solo....10 minutos.
Es una profesión psicológica, en la que se establece un vinculo entre profesional y cliente, y desde luego, donde se intercambian una serie de confianzas para conseguir un espacio ideal y único.

Muchas veces, al igual que en la manera de vestir, le intentamos dar...ese sello personal, y ese toque que nos diferencie, por lo que sin duda, nuestra casa.... nunca sera como la del vecino (por mucho que la vecina cotillacopiona lo quiera) jajajja.

Hoy os traigo una vivienda de un aire retro, con ese detalle característico y lleno de detalles, que solo Justine Glandfield podía aportar.

Las piezas de lineas naturales, de materiales sencillos y con un atrezzo sacado del siglo pasado.
Un combinación limpia e ideal que solo podréis ver aquí....es mas que personal.


E aquí el primer punto de inflexión .. a quien de la sala se le hubiera ocurrido usar un textil así para las cortinas?
Seguro que muchos no levantáis la mano, y es que aunque parezca una apuesta arriesgada, la mezcla en un espacio tan retro, le aporta algo de color y textura.
Un ambiente en blanco, pide color e irregularidad y es aquí donde las cortinas arrugadas y con un estampado tan acogedor juegan la mayor baza.


La vivienda se distribuye en una planta, diseñada de forma que los espacios se entrelacen.
Todos sus paramentos en blanco, hacen destacar detalles como esta mesa de comedor, como la chimenea envejecida, o esas aportaciones naturales.

A la hora de hacer la foto, para que esta de un carácter mas cercano y natural, el estilista decide dejar abierta una ventana, y es que como podríais observar en muchos de los cuadros flamencos, este detalle, le aporta cercanía y un aire mas desenfadado.


Cambiando sin duda, de estilo, y volcandonos en un espacio mas industrial la habitación de los peques, se establece entre la unión de un paramento de ladrillos pintados, y unas viejas taquillas vintage.

Me parece una estancia....adorable!!


Sin lugar a duda, el espacio mas tenue y oscuro lo otorga el salón  con paredes y decoraciones mas retro y marcadas por los colores y tonos desgastados.

Es una bella imagen....pero este no es tanto mi estilo.



Un mundo de color y juego es la habitación de su hijo Oscar. 
Para aquellos que disponen de chimeneas antiguas en casa, y cuyo impedimento es su demolición  fijaros como se integra en ella una estantería.


Follow me on:
Twitter  ···  Facebook  ···  Bloglovin
By Carolina

Quizas tambien te Interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips