miércoles, 4 de enero de 2012

A la vuelta de la esquina

En ocasiones anteriores hemos hablado de la importancia de colocar cuadros en determinadas  estancias y de los diferentes usos que podemos dar a nuestros marcos, para que podamos utilizarlos de un modo diferente, bien,  hoy queremos dar una vuelta de tuerca más a este concepto, ir un paso más allá y ver las posibilidades de algo tan simple como unos cuadros colgados en la pared.

Sabemos que todos en nuestra casa, oficina, negocio… tenemos alguna columna que puede romper con la visión general de la estancia, y romper la armonía visual de la misma. De modo que hoy vamos comentaros como podemos integrarla e incluso hacerla casi desaparecer a simple vista mediante la colocacion de unos cuadros. Como veréis de la colocación de los mismos dependerá el éxito en nuestro propósito.



se trata de crear un escaparate en el que mostrar nuestras creaciones fotográficas ( para aquellos amantes de la fotografía) o en el que colocar alguna lámina que vaya con nuestros gustos, de una manera realmente original.

Visto más en detalle, el truco consiste en crear cuadros en ángulo, en el que el motivo, fotografia o lámina quede visible como un si estuviera colocada de un modo tradicional, un simple efécto óptico al que podemos sacar mucho partido.

Una opción para colgarlos sobre nuestra pared puede ser utilizando marco idéntico, y sin dejar espacios entre los marcos para dar una sensación compacta. Únicamente jugando con los diferentes tamaños, podemos crear un mural interesante.


Se trata de una forma original de enmarcar sin duda, y que del mismo modo es perféctamente válida para decorar un rincón de cualquier estancia que elijamos, creándo los ángulos en sentido inverso. Pudiendo incluso combinar ambas opciones.



Pero queremos quedarnos ahí, Vamos a dar un paso más allá, y por qué no, aplicar esta misma técnica para enmarcar espejos, e incluso aprovechar el ángulo entre paredes y techos.


Una manera muy original de verse reflejado, como veis, no es si quiera necesario buscar un ángulo entre dos paredes, puesto que podemos realizar uno y  utilizarlo a modo de estante.

Igualmente si  mediante una repetición de éstos elementos, los  lacamos en el mismo color, podemos aprovechar estas repisas que se crean para incorporar algún toque personal, como plantas, libros...



Una vez más es cuestión de imaginación, y de pensar en los articulos de uso cotidiano de un modo diferente.

Recordad que podéis seguirnos en Facebook y Twitter.

Quizas tambien te Interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips